Home > Libro de Doppler Venoso
Ordenar por:
Page of 1
Libro de Doppler Venoso
Our Price: $250.00
Insuficiencia venosa superficial: Mi teoría , Mi libro .
Hemodinámia Normal
Debemos considerar qué entre el sistema venoso profundo y el sistema venoso superficial existen puntos de conexión, que permiten que la sangre fluya desde sistema venoso superficial hacia el sistema venoso profundo. Esto es indispensable, dado que, el sistema venoso superficial está rodeado de tejido celular subcutáneo y, por ende, no tiene sostén ni ordeñe muscular. Esto lo hace vulnerable, especialmente en miembro inferior, a qué, en caso, de fallar el sistema valvular  no puede ser contrarrestado por una bomba contráctil del músculo, inexistente en el sistema venoso Superficial. Entonces, el sistema venoso superficial, tiene una capacidad limitada en su función de ascenso de la sangre, qué siempre la completa el sistema venoso profundo, mucho más eficaz, por tener sostén muscular, por ser exprimida las venas cuando el músculo se contrae, en la función de ascenso hemático. Por eso, la existencia de puntos de uniones, entre ambos sistemas, es fundamental para que el sistema venoso superficial vuelque su sangre en el sistema venoso profundo. Estos puntos de uniónes  son las válvulas y las venas perforantes. Las válvulas, llamadas ostiales, básicamente son dos: Una entre la vena safena mayor y la vena femoral y, la otra, entre la vena safena menor y la vena poplítea. El otro punto de unión, entre ambos sistemas, son las venas perforantes, que llevan la sangre, desde una vena superficial hacia una vena profunda. Está perforantes, pueden directamente comunicar con un tronco venoso profundo principal (femoral, poplíteo, tibial, peroneo) llamadas perforantes directas, o bien, pueden ir desde el sistema venoso superficial hacia una vena profunda menor (gemelar) y luego, desde esta, hacia un tronco venoso principal, llamadas perforantes indirectas.
El sistema venoso profundo, es de alta presión por estar sostenido y sometido a la contracción muscular, mientras, que el sistema venoso superficial es de baja presión. Siguiendo las leyes físicas, la sangre debería fluir, del sistema venoso profundo hacia del sistema venoso superficial pero, afortunadamente, ocurre lo contrario, para aliviar sistema venoso superficial no contenido por la masa muscular. Para poder "violar" esa ley  física, es fundamental la presencia de un sistema valvular, qué tiene actividad neuromuscular propia, qué impide que la sangre fluya de un sistema de alta presión hacía un sistema de baja presión. Nos queda por explicar un solo punto: Cómo hace, el sistema venoso superficial para llevar la sangre al sistema venoso profundo de alta presión. Esto se explica gracias a la actividad muscular, que al contraerse exprime las venas profundas favoreciendo el ascenso hematico y, al relajarse , el sistema muscular las venas profundas se dilatan estando vacías. Esto genera un efecto de aspiración, porque las venas profundas pasan por un momento de baja presión transitoria, qué hace que la sangre fluya desde el sistema venoso superficial hacia de sistema venoso profundo.
2) Hemodinámia Patológica:
Ahora tenemos construido todo el cuadro, entendemos por qué asciende la sangre en el sistema venoso profundo, entendemos porque la sangre del sistema venoso superficial drena en el sistema venoso profundo, entendemos por qué la sangre no vuelve del sistema venoso profundo hacia el sistema venoso superficial, pero lo más importante, es que nos quedan en claro dos CONCEPTOS FUNDAMENTALES : Si falla sistema valvular como, así también, si falla el sistema muscular, este cuadro se desequilibra y la sangre pasa a fluir desde el sistema venoso profundo hacia el sistema venoso superficial. Esto genera que el sistema venoso superficial se dilate, dando lugar a varices, qué son sólo una simple manifestación de que el sistema venoso superficial está sometido a la alta presión del sistema venoso profundo. La expansión del sistema venoso superficial, hace que aumente su superficie y por un principio físico , a mas superficie menos. Entonces, el gradiente de presión , entre sistema venoso profundo y superficial, aumenta, generando un círculo vicioso: Más dilatación del sistema venoso superficial equivale a más reflujo y más reflujo equivale a más dilatación del sistema venoso superficial.
3) Solución Hemodinámica : Corrección:
La única forma, de cortar este círculo vicioso, es DESCONECTAR aquellos puntos de fuga, por válvula incompetente, para que la sangre no siga fluyendo desde el sistema venoso profundo hacia el sistema venoso superficial. Logrado esto último, nos queda replantear, qué parte del sistema venoso superficial fue muy dañado por el reflujo y qué parte del sistema venoso superficial es rescatable. Las venas safenas, al estar contenidas en el conducto safeno, qué le da un soporte aponeurotico, son las rescatables.  Contrariamente, las llamadas venas epifasciales, qué son las más superficiales, no contenidas en el conducto safeno, no son rescatables dado que han sido sometidas a la alta presión del sistema venoso profundo. Estas venas son las que forman la verdadera varices, y  su presencia, no sólo altera la estética, sino también, la hemodinamia, porque en ellas queda atrapada sangre, no circulante en forma efectiva conduciendo alteraciones tróficas  y,  además son venas de baja presión qué tienden a aspirar al sistema venoso profundo y por lo tanto son causas de recidiva post-operatoria.
Por esto considero, que la cirugía de varices debe tener como objetivo dos puntos fundamentales: Hacer las desconexiones estratégicas donde se demuestra reflujo del sistema venoso profundo hacia sistema venoso superficial, llamando a este método corrección hemodinámica mini-invasiva,  pero, sumándole el segundo paso qué es la extirpación de todas las venas epifasciales dilatadas e incompetentes, siento un aporte personal, dado que ambas cirugías no se hicieron, anteriormente, en forma simultánea y constituyen, en mi opinión, la verdadera solución, al menos en la mayoría de los casos. Nunca se debe, también en mi opinión, realizar safenectomia, ni quirúrgica ni por laser, dado que la reacción del organismo es la neogenesis vascular, dando lugar a nuevas venas "safenas", pero no contenidas en el conducto safeno, y por lo tanto totalmente insuficientes, sín respaldo aponeurótico.
Esta nueva forma de ver la cirugía, es lo que le llamó en mi libro, CORRECCIÓN HEMODINÁMICA MODIFICADA (por el autor) . Consideró que toda safenectomia, quirúrgica o por láser, está destinada al fracaso, por no tener en cuenta la reacción post-operatoria de neogénesis venosa epifacial y por no ser una cirugía que toma en cuenta los conceptos hemodinamicos, sino simplemente estéticos del momento, dado que, obviamente, la extirpación completa del sistema venoso superficial, incluyendo safenas, permite que el paciente se vea estéticamente correcto pero, sólo por un período corto de tiempo, condenado a la recidiva, sin tener sus safenas principales. El Doppler, es la única forma de hacer un mapeo, de cuáles son los puntos de fuga, por la cual la sangre pasa de sistema profundo al sistema superficial, para hacer una desconexión estratégica, preservando las venas safenas  y, también, el único método que permite determinar si una vena es safena o epifascial, y por ende DEBE SER PRESERVADA O SER EXTIRPADA. El uso irresponsable del Doppler, sin conocimientos físicos, sin conocimientos hemodinamicos, ha llevado a safenectomias innecesarias, con la posterior recidiva ya no recuperable.
4) Conclusión:
Para concluir, creo que solo debe hacer Doppler quien tenga conocimientos físicos, hemodinámicos e imagenológicos para conducir a una cirugía correctiva, mini-invasiva, con mejores resultados para el paciente.